PRECEPTOR: Un cargo docente  anacrónico

Según el diccionario “Adj. que sitúa a una persona o cosa en desacuerdo con la época presente o que no corresponde a la época en que se sitúa”

Al menos eso ocurre actualmente en la Provincia de Buenos Aires. En Capital Federal y otras provincias es de suponer que pase algo similar, no tengo referencias.

Según el Reglamento del Ministerio de Educación de dicha provincia, sus funciones son: según el Reglamento General Para Establecimientos de enseñanza Media (Normal y comercial) Resolución Nº 1709/58.- (Nótese el año)  Art.50 al 56:http://www.fernandocarlos.com.ar/normativa/02-027.pdf

(Al respecto en el año 2007 se firmó un acuerdo paritario, que pauta los lineamientos generales, para quienes trabajan en tal cargo. En el año 2009 se suscribe otro acuerdo paritario, estableciendo las tareas específicas, para los preceptores que se desempeñan en inicial, y en especial.
Las tareas específicas del preceptor de la escuela secundaria,
no fueron definidas en ningún acuerdo paritario, por lo que se aplican las pautas que figuran en el Reglamento General de Escuelas Medias.
Por último, los preceptores que trabajan en el nivel Superior, mediante la Disposición Nº 77 del año 2004, se establecen las tareas propias que deben desarrollar en dicho nivel.)

Personalmente, me inicié en Febrero de 1965, tenía entonces 23 años y presente mi renuncia en diciembre de 1976.-. Por ese entonces había un Preceptor  para cada curso y recuerdo que después de realizar mis tareas diarias que me llevaban de 1 a 2hs. Según la época del año, y generalmente en los recreos; conversaba con mis alumnos, para los cuales era una especie de tío postizo, o hermano mayor en el que podían confiar.

 (En algunos casos me enteraba antes que los padres de algún embarazo precoz, adicciones varias, elecciones sexuales, fracasos sentimentales e intimidades varias, que con mi poca experiencia me llevaron a estudiar y/o consultar a distintos especialistas para poder aconsejar y ayudar a mis “sobrinos”.  Incluso hice algunos pequeños cursos, por ej. De Psicología,… del Adolescente,…de la Mujer, etc.En las horas libres, tocábamos la guitarra (El folclore estaba de moda en ese entonces)Hacíamos cine debate, y les leía y les “Hacía leer” libros para que aprendieran dicción. Los sábados por la mañana di clases de Fotografía por muchos años consiguiendo  hacer madrugar así a algunos fanáticos.

Mi “Discurso de despedida” ante mis compañeros incluyó un párrafo que supongo no les gusto mucho a los vagos, que no querían hacer nada, y a los maestros que ejercían en otra escuela en el otro turno y que venían a “descansar” en este.

Propuse Jerarquizar el cargo limitando la inscripción a los Maestros y Bach..Pedagógicos, algo que más adelante se llevó a la práctica. Y lo más importante de todo y que constituye aun hoy el meollo de mi reclamo

La Concreción de una Carrera específica de Dos o mas años de duración, con una currícula de Psicología Social, Sociología, Escuelas en Situación de Riesgo, Primeros auxilios. Mediación, Resolución de conflictos etc.(No soy un especialista en esto).

Luego me reincorporé en Marzo de 1999. y las cosas siguieron sino igual, parecidas, o peor, ya que hacía rato que había 3 y a veces 4 cursos por Preceptor) primando la cultura del ¿Ahorro?  Actualmente, creo, hay un límite de 2 cursos u 80 alumnos (Un poco mas racional)En el 2005 por  ej hubo un curso virtual:

Dirección de Educación Polimodal y Trayectos Técnicos Profesionales
ASISTENCIA TÉCNICA PARA PRECEPTORES, EQUIPOS DE ORIENTACIÓN Y DIRECTIVOS
Curso Virtual: "El preceptor y la escuela, aportes para reconsiderar su práctica"
O sea cursos de Capacitación No Obligatoria

Y a pesar de ser un Establecimiento con una Orientación Contable logré con otros compañeros crear con los alumnos un Revista Escolar “Juntos Podemos” y un grupo de Teatro “Tiempo de Actuar”, con el que hicimos varias obritas.

CONCLUSIÖN:        Mientras no se tome éste problema con Seriedad estoy tentado de hacerme cargo de la Ignorancia y los Exabruptos de la Señora Presidenta (No me da, llamarla ahora, Cristina), a pesar de que miro ambos platillos de la balanza y reconozco los avances que impulsó e impulsa en materia educativa.  En efecto, en estas condiciones sólo podemos rendir, pedagógicamente hablando, una pequeñísima parte de lo que hacen diariamente nuestros colegas y compañeros  Profesores, Directivos  y Maestros. (Quizas con  muchos mas motivos que yo para sentirse ofendidos)

Dario Fornaciari